STMO. CRISTO

La Sagrada Imagen representa a Jesucristo con la Cruz a cuestas. Es una talla de la altura de una persona, donde se resalta de una manera muy especial, su cara, la expresividad de su rostro y la finura y delicadeza de sus manos. Un rostro donde se refleja la serenidad y resignación a pesar del sufrimiento; tranquilo y resignado con la carga y peso de su cruz y por donde corren unas gotas de sangre producidas por las púas de la corona de espinas. Una larga melena compuesta por una peluca natural donada por una devota, y una corona bañada de oro, cubren su cabeza.

El resto de la imagen va cubierto con un largo manto de terciopelo morado, bordado con hilo y de oro y ceñido por un cordón de color dorado. Además carga con una cruz de madera que lleva en el hombro izquierdo.

Esta imagen recibe muchos nombres, como Cristo de Urda; Cristo de la Mancha; Cristo Milagroso de Urda; Cristo con la Cruz a Cuestas; Cristo Nazareno y otros muchos más.

La Imagen es obra del imaginero Luis de Villoldo, creada en sus talleres de Toledo y entregada a la Real Archicofradía el 30 de junio de 1596. El autor recibió por su trabajo la cantidad de 400 reales de plata castellanos de la época, y en este precio estaba incluida la realización de unas andas procesionales para la imagen.

Estas andas fueron utilizadas en las procesiones de Semana Santa y en las procesiones de la festividad del Stmo. Cristo, para facilitar el traslado de la imagen. Posteriormente se construyó la carroza y un paso procesional. Es muy probable que las andas originales se conserven entre las varias que aún existen en poder de la Hermandad.

Desde su creación y hasta la actualidad, (salvo en algún que otro periodo turbulento de la historia de España), la Imagen está expuesta a la veneración del culto en su santuario.

Es tan grande la devoción a la Sagrada Imagen del Santísimo Cristo, que acuden devotos de toda la península para postrarse a sus pies y pedirle favores de todo tipo, buena prueba de ello es el lugar que existe dentro del Santuario dedicado a los Exvotos, ofrecidos por los fieles en recuerdo de algún beneficio recibido.

 

La Fe es el camino